Anuncio
Banner

Acerca de las cenizas de Bariloche - noviembre

PDFImprimirEscribir un correo electrónico

argaiv1219

He visto las últimas dos semanas gente muy preocupada, con temores y he percibido una sensación de pánico en muchos de ellos.

La sensación de amenaza a la salud que está generando la realidad ambiental, creo que está tomando un cause injustificado.

Vayamos a los hechos: está circulando en el aire que respiramos el producto de la polinización de la plantas (por ejemplo los Cipreses se encuentran en esa etapa y los alérgicos conocen bien de qué se trata), el polvo que normalmente vuela en nuestra Ciudad y la famosa ceniza volcánica. La misma es irritativa pero NO está demostrado que sea tóxica en el corto mediano o largo plazo. Nos todos los días son iguales, y no todas las presonas somos iguales. Aquellos que sufran de enfermedades respiratorias crónicas, como Asma Bronquial, Enfisema, EPOC, etc, desde ya que deben protegerse con más constancia que los que no lo son. Aun para aquellos que no padecen de estos problemas crónicos, los días como lo que pasamos esta semana, generan molestias.

 

 De modo que es muy recomendable que usen barbijo los del primer grupo sobre todo los días con mayor densidad de cenizas y los demás si es que la misma les reuslta irritante. Ahora bien, NO vamos a adquirir las enfermedades mencionadas por no ponernos el barbijo.

 

Un comentario respecto de la SILICOSIS: se trata de una enfermedad crónica, que afecta a los mineros que pasan años en las minas. Comparar el aire que se respira en una mina cerrada, con el que respiramos nosotros ahora, es al menos, una exageración.

Deberíamos estar midiendo día a día el nivel del particulado que hay en el aire que respiramos y en función de ello, adecuar diariamente las recomendaciones. Yo espero que las autoridades de Salud Pública, puedan dar una respuesta en este sentido.

Nosotros, como lo venimos sosteniendo desde el principio, NO vemos más patología, ni siquiera tenemos más consultas que otros años en esta época.

Muchos están pensando en dejar la Ciudad. Otros ya lo han hecho. Desde ya que uno debe buscar la tranquilidad propia y de la familia. Pero no parece justificado irse para encontrarla.

Hemos pasado otras situciones ambientales que funcionaron como amenazas: los incendios forestales, la crisis del Hantvirus en el año 1995, la Gripe A del 2009 etc. Y otra más vendrán. Somos parte de un planeta que está vivo y que impacta sobre nosotros. Así fué y así será siempre y en el lugar del mismo que elijamos para vivir. A los que elegimos éste, hoy nos toca atravesar esta situación. Va a pasar y ojalá podamos aprender y dejar enseñanazas a la generaciones que nos sigan.

Gracias

Diego Schnaiderman

 Fuente: http://www.cpmbariloche.com/

Acerca de las cenizas de Bariloche - noviembre